• Adelina Sívori

Lo que me di cuenta sobre la Gestión de Personas

En el año 2004 inicié mis trabajos de asesoría en empresas, interviniendo el área de Recursos Humanos, en lo cual había focalizado mis estudios previamente. Todo iba bien hasta que……



Me dedicaba a profesionalizar el área, empezando por los documentos de gestión: Manuales de Funciones de Puestos, Manuales de Procedimientos, relevamiento de necesidades de Capacitación, relevamiento y diagnóstico de Clima Laboral, ah, y el producto “estrella”: selección de personal (sobre esto último me detendré a contar más en un artículo aparte).



Con el tiempo me fui dando cuenta que una empresa no era solo ordenar funciones, no era solo diagnosticar clima, no era solo pararse a intentar “convencer” a alguien que la manera ideal de hacer sus labores era de este modo… Yo intervenía en el área que debe ocuparse de las personas, y lo que menos me dejaban hacer era MIRARLAS, y ojo, yo tampoco tenía la visión muy amplia en aquellos tiempos. Creía que todo pasaba por una mejor organización.. que sí, por supuesto ayuda y complementa, pero por qué algunas cosas simplemente NO ocurren entre las personas de una empresa? Por qué a veces la motivación no llega? Por qué esa proactividad no termina de arrancar?


Qué les pasaba a las personas en un ambiente de empresa?


Al iniciarme en el campo del coaching empecé a entender mucho mejor cómo se tejía todo… y me di cuenta, de la cantidad de filtros que existen entre lo que puede decir un jefe, y lo que perciben o desean percibir los colaboradores, me di cuenta que mirar a las personas de cerca, conlleva tocar temas mucho más profundos, no solamente las funciones.


En mis inicios profesionales, siendo una principiante, solía preguntarme, qué motiva a las personas? E inconscientemente suponía que una empresa desde afuera debía brindar dos o tres cajitas de regalo con algunas recetas y caramelitos para que aumente tu motivación… si, bueno eso aporta, los motivadores externos.. -algunos- complementan y colaboran, pero no es el primer paso.


Pero sentarte, hacer silencio, y escuchar, lo que las personas que reman para tu empresa tienen para decir, es oro en polvo, porque logras conectar, CONECTAR con el motor, con el corazón de ese barco que timoneas..


Y entonces entendí, que antes de sumar una enorme cantidad de Manuales prolijos, o listas de divertidas capacitaciones, las empresas debían entender cuáles son las fibras que mueven a sus equipos, cuáles son sus propios motores, qué les hace mover sus músculos.



Y estoy hablando nada mas y nada menos que de SUS VALORES… de los valores que unen (o no?) al equipo de trabajo…



Si llevamos a cabo una alineación en los valores de equipo, se abre un sensato punto de partida para llegar más allá, para que la gestión de personas no se enfoque en procesos, se enfoque en LAS PERSONAS.


Los valores hablan de las creencias, de los deseos, de las inseguridades, de las búsquedas internas, de los anhelos de realización, de lo que resulta fundamental en la etapa que estamos transitando.


Los valores son el norte, son la carta de presentación, de todo negocio genuino, de todo equipo genuino. Por supuesto no queda allí, luego deviene un detallado trabajo de acciones comprometidas, para no perder nunca ese norte, y con esto logramos la autenticidad, lo genuino, de la gestión.


No pierdas lo genuino, si deseas que tu equipo te siga.


Alineate a tus valores, define valores de tu negocio, y trabaja con valores en tu equipo. Solo el cielo será el límite.


Te leo.


Namasté!

Adelina



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo